El alcoholismo en la adolescencia

alcoholismo

Según la OMS (2015) el alcohol es una sustancia psicoactiva que puede producir dependencia y que ha sido utilizada por diferentes culturas desde hace siglos. De acuerdo a datos de la Secretaría de Salud (2016), 63 por ciento de la población identificada en un estudio como consumidora de alcohol, son adolescentes y jóvenes de entre 12 y 24 años de edad.

Las razones por las cuales las personas inician el consumo de alcohol se debe a diversas causas, entre las que resaltan la curiosidad, la invitación de amigos, la experimentación, los problemas familiares, entre otras. La adolescencia es un período de gran vulnerabilidad para la iniciación del consumo de alcohol, esto debido a que el córtex prefrontal del cerebro adolescente y la falta de conexiones en áreas límbicas, serán responsables de ciertas conductas impulsivas de riesgo relacionadas con la sexualidad, el consumo de drogas o los comportamientos antisociales. Sin embargo, conforme se va avanzando hacia la adolescencia tardía, la corteza prefrontal mejorará sus conexiones con las estructuras límbicas. (Espárraga, 2012)

Los factores que pueden influir en las primeras etapas de la adolescencia para el consumo de alcohol serán los hábitos de consumo de los familiares y personas cercanas como los amigos, tanto en su inicio como en su frecuencia e intensidad, mientras que los factores personales pesarán más en la adolescencia tardía. Otra razón por la cual al adolescente le resultará difícil aceptar que el alcohol tiene repercusiones graves en su salud física y emocional, se deberá a que hoy en día, el consumo excesivo de alcohol es tolerado por la sociedad e incluso aprobado (Acosta, Fernández, Pillon, 2011) por lo tanto, el estar inmerso en una civilización de dobles mensajes en una etapa llena de cambios, hará complicado que el joven entienda los riesgos que conlleva el consumo de bebidas embriagantes.

Así mismo, se ha considerado que mientras aumenta la edad y el nivel educativo, el adolescente deseará tener más participación en la toma de decisiones, deseo que se verá coartado debido a que se vive en una sociedad en la cual quienes deciden son los adultos. Por lo tanto, el beber alcohol, consumir drogas, tener conductas sexuales de riesgo, podrán, en ocasiones, otorgarle ese protagonismo al cual el joven aspira tanto.

Es importante frenar el consumo de alcohol en los adolescentes ya que este puede tener afectaciones en los procesos de aprendizaje y memoria, lo que repercutirá en el rendimiento académico, generará déficits de atención y afectará a la función ejecutiva. Varios estudios confirman que el ajuste escolar, el funcionamiento familiar, la autoestima, la relación con amistades que no consumen alcohol y el estar en constante actividad, ayudará al adolescente a alejarse del consumo abusivo de alcohol.

Por: Psic. Melissa Dávalos Chávez. 4431559751. FB: Psicología que escucha. José Ugarte 57. Nva Chapultepec.