Fiestas navideñas de padres separados

padres separados

Para las parejas separadas, la primera Navidad sin los hijos es un momento especialmente doloroso, ya que estas fechas parecen exacerbar todo el malestar emocional; y ahora no solo nos sentimos solos, sino que además ya no podemos compartir estos momentos especiales con nuestros hijos.

Lo más probable es que no puedas pasar todos los festejos navideños con tus hijos y esta renuncia no siempre es fácil ni para ti, ni para ellos. Nos sentimos culpables en relación a los hijos, ya que la Navidad es, sin duda, una fiesta dedicada a los más pequeños. Y por desgracia, los padres no son los únicos que padecen este sentimiento de culpabilidad, ya que la mayoría de hijos se encuentran en un “conflicto de lealtad”, y llegan a sentirse responsables de la separación. Por lo anterior, es probable que tus hijos te observen decaído o nostálgico y se preocupen por ti.

Por eso es importante, si quieres que disfruten de estas fiestas les transmitas en todo momento, que cuando no estén contigo tú estarás bien y ellos también. Si te imaginan solo o sola y triste, es muy probable que no puedan dejar de pensar en ti y no se diviertan tanto como les gustaría y como seguro que te gustaría a ti también.

Tips para pasar unas felices fiestas:

· Una Navidad con papás separados hay que planearla con tiempo.

· Ayúdales a tus hijos a adaptarse, explícales lo que va a suceder durante las vacaciones y con quién pasarán cada una de las fiestas. Les estarás ayudando a asimilar que las cosas ya no son como antes pero que eso no significa que no la puedan pasar bien.

· Es importante coordinarse para pactar en qué fechas le corresponderá a cada padre festejar con su hijo.

· Fundamental es que haya un equilibrio e ir alternando el orden, por ejemplo: este año tú el 24, yo el 25 y yo el Año Nuevo y después al revés. Este debe ser un problema resuelto sólo por los padres. No es recomendable hacer participar a los hijos en este tipo de decisiones, para no hacerlos elegir entre su mamá y su papá.

· Evita pensar que el niño se va a poner triste por no estar con su padre o su madre. Intentar sustituir la falta del otro progenitor, consintiéndole todo o agasajándole con muchos regalos, probablemente no le ayude, sino le confunda.

· Diviértete con tus hijos. No olvides que aunque la familia está pasando por una etapa de transición, las fiestas navideñas representan una época de diversión para la familia. Aprovecha para contarles a tus hijos historias de familia graciosas, ve películas antiguas o especiales de navidad, hornea galletas navideñas, escoge con ellos los adornos de esta navidad.

· Si el hijo conserva la creencia de que el niño Dios es el que trae los regalos, lo aconsejable es no involucrarlo en: esto te trajo tu papá o tu mamá. Pues esa responsabilidad aún se puede sortear en la fantasía. Esto lo trajo el niño Dios a la casa de mamá, y esto lo llevó Papá Noel a la casa de tu papi.

· Es preciso, si alguno de los dos no está, hacerle ver al niño que el regalo de quien está ausente es enviado con mucho cariño. Tu papi te quiere mucho y te mandó este regalito .

· Los padres separados deben luchar más por jugar con sus pequeños. Todas las actividades lúdicas llenan más que los regalos porque el juego estimula el afecto y el niño entiende que por encima de los conflictos entre sus padres está el amor que ellos sienten por sus hijos

· Si estas fechas son duras para ti, imagínate para tus niños que se encuentran en un estado de confusión y angustia. Los hijos de padres separados algunas veces lo tienen más complicado pero está en tus manos hacerles la vida más fácil, las vacaciones, las fiestas y las celebraciones más felices. Ánimo, tú puedes conseguirlo.

Y no olvides que procurar la estabilidad afectiva de los hijos, es el mejor regalo de navidad que un niño o un adolescente puede recibir.