La muerte de una mascota

muerte mascota

El Dr. Alan D. Wolfelt, un tanatólogo clínico dice que el 84% de los dueños de animales considera que su mascota es un miembro más de la familia, remite que se llegan a producir lazos afectivos importantes entre el niño y el animalito, por tal motivo, cuando muere, se llega a vivenciar de manera similar al dolor emocional que produce la pérdida de un ser querido. En estos casos es necesario la elaboración y superación del proceso de duelo.

Cómo decirle a mi hijo que murió su mascota:

Los padres deben ser honestos con sus hijos dependiendo de la edad, ya que ellos aprenderán a afrontar los problemas con la verdad en su vida adulta, por muy doloroso que pueda ser.

En los niños pequeños menores de 9 años se debe evitar el uso de palabras tales como “acostar” o “dormir” cuando hablan de la eutanasia en una mascota ya que puede crear falsas esperanzas a un niño, ya que puede creer que la situación no es permanente, que el animalito puede regresar y necesitan saber que no despertará, de ser posible, se les debe permitir despedirse de ella. Por otro lado, decirle que la mascota ha escapado puede crear en el niño sentimientos de culpa al pensar que han provocado la huida de la misma.

Es muy importante investigar las etapas del duelo (negación, negociación, rabia, depresión y aceptación) por las que atraviesa el niño dependiendo de la etapa de desarrollo; ya que un niño de 3 años no entenderá la muerte como un niño de 9 años o un adolescente, así mismo, es imperativo que los adultos no nieguen a sus hijos en casa la necesidad de expresar sus emociones en este momento, ellos comprenderán que el del dolor es parte inevitable de la vida y con el tiempo pasará y sanará.

 

Por: Tanatóloga-hipnóloga, Paulina Vianney Álvarez Moreno Miembro Activo de la Asociación Michoacana de Apoyo Tanatológico A.C. vidaplenamuertedigna@live.com.mx