Los balnearios mexicanos

balnearios

Desde la época prehispánica, los emperadores mexicas tenían bajo su posesión hermosos balnearios de deliciosas aguas termales y curativas que usaban para su descanso.

Por ejemplo, Moctezuma eligió el balneario de Oaxtepec como su favorito y mandó traer plantas y árboles de todas partes de su imperio para hacer el primer jardín botánico de América.

Los españoles quedaron tan maravillados de este lugar y sus plantas medicinales que crearon uno de los primeros hospitales en este territorio.

Durante la Colonia, algunos balnearios fueron reconocidos por sus propiedades curativas, como San Bartolo Agua Caliente en Guanajuato, y se construyó el Hospital de Baños de Salud que funciona hasta la actualidad con todos los beneficios del agua sulfurosa en tinas privadas y albercas.

Michoacán cuenta con varias zonas importantes de balnearios, entre ellas, Los Azufres, que desde la época prehispánica se usaba con fines curativos gracias a sus aguas con temperaturas entre los 32º y 82º C. Además en diversos cráteres se puede obtener lodo hirviendo, magnífico para la piel.