¿Mi hijo es candidato a terapia de lenguaje?

terapia

¿Qué es y para qué sirve la terapia del lenguaje?

La terapia de lenguaje es el tratamiento que se le da a una persona que presenta alguna dificultad para comunicarse asertivamente con adultos y sus padres. Esta terapia ayuda a los niños, ya sea, a articular correctamente los fonemas (el sonido de las letras), hablar de manera fluida o mejorar en general las habilidades de comunicación. Las dificultades del habla se refiere a la producción de sonidos mientras que las de lenguaje son de expresión y /o recepción de ideas.

 

¿Qué se atiende en la terapia de lenguaje?

· Los trastornos del habla: Donde se ve afectada la fluidez y/o la articulación de fonemas, es decir, la pronunciación incorrecta de sonido, silabas y palabras de modo que otras personas no pueden entender lo que el niño está diciendo.

· Los trastornos del lenguaje: La dificultad puede ser para entender (recibir), para hablar (expresar) el lenguaje o para utilizarlo de modos socialmente apropiados.

· Los trastornos de la voz: incluye afectaciones con el tono, el volumen o la calidad de la voz. La función de los terapeutas del lenguaje es detectar, identificar, evaluar y aplicar la intervención apropiada a personas de todas las edades con alteraciones del habla, la voz, el lenguaje y la comunicación.

 

¿Mi hijo es candidato a terapia de lenguaje?

Los niños que están aprendiendo a hablar por lo general presentan en su habla algunos tropiezos, tartamudean o balbucean al realizar sus producciones verbales, simplifican o cambian algunas palabras, sin embargo, estos rasgos no deben de tardar en sobrepasarse por sí solos. De lo contrario, pueden ser una señal de que existe un trastorno del habla y/o del lenguaje que requiere un tratamiento adecuado.

¿Pero cómo saber si mi hijo necesita ir a terapia?

Aquí unas señales que debes de tomar en cuenta para determinar si es necesaria una visita con el terapeuta de lenguaje.

A PARTIR DEL AÑO:

· No mantiene contacto ocular.

· No reacciona ante los ruidos estruendosos ni la voz.

· No hace vocalizaciones.

A LOS DOS Y TRES AÑOS:

· Se comunica con palabras aisladas. “leche” en lugar de “quiero leche” o” mamá dame leche”

· No construye frases.

· Es difícil entender lo que dice.

· Usa gestos en lugar de palabras.

· No comprende órdenes simples.

DE LOS CUATRO AÑOS EN ADELANTE:

· Evita o cambia las palabras que se le dificulta pronunciar, dice “auto” en lugar de “carro”.

· Solo los familiares cercanos entienden lo que dice, cuando conviven con otras personas, tienen que estar traduciendo lo que el niño dice.

· Su lenguaje no corresponde a su edad, habla como un niño más pequeño.

· Escribe como habla, “aramillo” en lugar de “amarillo”, porque así lo pronuncia.

Si bien es cierto que al estar adquiriendo el lenguaje los niños cambian o hasta se inventan sus propias palabras, ante estos signos es mejor no dejarlo pasar, puede que la situación no sea grave, pero también puede que usted crea que es algo común, que hablará cuando él quiera o llegada la edad corregirá por si solo su forma de hablar. Lo más recomendable es no ignorar la situación y acudir con un profesional en el área para una valoración solo él determinará si es necesaria la permanencia del niño en terapia de lenguaje y así evitar que se convierta en un problema que más adelante le puede traer consecuencias a su hijo en el ámbito escolar y en la interacción con las demás personas.

 

L.E.E. Nydia García Contreras. Facebook: Terapia de lenguaje Silaba trabada. Cel: 4431721986.