¡No te aferres!

no te aferres

¿Sabes qué es lo que más causa sufrimiento en los seres humanos? La no aceptación de la realidad. Con frecuencia tenemos pensamientos como: “Si tuviera más dinero sería más feliz” “Si mi pareja fuera más cariñoso me sentiría más tranquila” “Cuando me gradúe tendré una mejor vida”. Estos son ejemplos claros de un pensamiento mágico que pone en evidencia la no aceptación de la realidad que vivimos y que, por lo tanto, genera un choque en nuestra mente que se traduce en sufrimiento, malestar e incomodidad.

Muchas veces esto es provocado por el apego a determinadas ideas que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida, por viejos paradigmas que nos hace funcionar de esta forma. La sociedad nos ha hecho creer que nuestro valor como personas se mide en relación a nuestras posesiones, nuestras relaciones, nuestros grados académicos y un sin fin de condiciones en diversos temas que nos alejan cada vez más de nuestra esencia, de quienes somos realmente.

No apegarnos a las personas, a las cosas y a las ideas porque eso nos hace sentir cierta certeza. Cuando nos sentimos inseguros tendemos a tomarnos muy fuera de lo conocido ya que el apego lleva consigo un profundo miedo a la pérdida. Tememos perder la seguridad, pues generalmente a los seres humanos nos cuesta mucho trabajo lidiar con lo desconocido. Lo real es que la vida está llena de dosis de incertidumbre de todos los tamaños y formas, y que hay un montón de cosas que no podemos controlar, desde cosas genéricas como el clima o la situación global del país, hasta la inevitable muerte, las rupturas en las relaciones, el comportamiento de los otros e incluso nuestras emociones y muchos de nuestros pensamientos.

Es importante recordar que estamos de paso en esta vida y que las cosas cambian; que la vida en sí misma es como el mar: algunas veces es cálido y disfrutable y en otros momentos es como un oleaje fuerte y lleno de cambios. Asumir que la vida será siempre como imaginamos o deseamos suena absurdo, sin embargo, a nivel emocional profundo muchas veces actuamos bajo este principio: esperando que las cosas sean como deseamos, como imaginamos o como planeamos Sería muy útil que como seres humanos pudiéramos desarrollar habilidades para lidiar mejor con el oleaje de la vida, con los cambios, con la impermanencia, pues esto de manera automática provocará una tendencia a disminuir el apego y por lo tanto el sufrimiento.

Este es un tema que requiere trabajo personal constante y que no es una meta a la que simplemente se llega y ya no hay nada que hacer o mejorar, pues tenemos retos constantemente.

A continuación te dejo algunas preguntas que te ayudarán a revisarte en este aspecto y a profundizar de manera personal:

*¿Qué tan fácil es para ti adaptarte a los cambios?

*¿Estás consciente de que no eres dueñx de tu pareja, tus hijxs, ni tus amigxs?

* ¿Qué cosas de tu vida no aceptas en este momento?

* ¿Qué tanto centras tus pensamientos en el futuro?

* ¿Con qué habilidades personales cuentas para “surfear” en el mar de la vida?

* ¿Cómo reaccionas cuando las cosas no son como planeaste?

* ¿Qué pasaría si perdieras tus posesiones materiales?

*¿Qué tan abiertx eres para aceptar ideas distintas a las tuyas?

No eres lo que tienes, lo que piensas o lo que haces. La pregunta es ¿quién eres realmente?

Por: Por: Cristina Almanza Chávez Asesora de Sueños asesoradesuenos@gmail.com 4431745051