Nuestros pies, los grandes aliados para avanzar

 

pies

El pie plano: Esta patología que se presenta en el pie de los pequeños se puede diagnosticar a partir del momento en que el niño comienza a caminar.

Algunas de las situaciones que se presentan en estos pequeños son:

· Se caen con frecuencia

· Les duelen sus pies y piernas

· Caminan y corren de manera inestable.

Para tener un diagnóstico, hay que hacer una revisión y exploración clínica de la huella plantar en un escáner realizada por un especialista, que para este caso es el médico especializado en ortopedia y traumatología.

En este estudio puede encontrarse que el pie no sea plano, sin embargo, puede encontrarse que sea Cavo, es decir, con el arco más alto de lo normal. O puede encontrarse también el caso de la desviación del talón hacia afuera y las rodillas hacia dentro.

Todos estos casos se tratarán con plantillas prescritas para cada afección en particular, ya que cada una se trata con materiales diferentes.

Las afecciones de los adultos mayores: En el caso de los adultos podemos encontrar el pie plano por sobre uso, lesiones o alguna enfermedad. Así como el pie de garra constructurado y el espolón calcáneo, para estas afecciones es necesario usar zapatos especiales para pies delicados y plantillas de platazote y de otros tipos para la distribución de la carga.

Normalmente los niños que no han atendido sus pies presentarán algunos de los problemas mencionados en la vida adulta.