Prevención del abuso sexual en adolescentes

abuso

“Sin duda sufrir abuso sexual en la adolescencia es una experiencia que marca de forma terrible la vida de cualquier persona. Y desde luego que como padres queremos evitar a toda costa que esto ocurra.”

 

En este, como en casi todos los temas relacionados con nuestros hijos adolescentes, la clave es tener una comunicación sana. Si somos capaces de hablar con nuestros jóvenes abiertamente acerca del hecho de que son personas con deseo sexual, explorando sensaciones y vivencias, hemos abierto la mitad del camino. Es entonces cuando podemos hablarles de cuestiones que pueden salvarlos de sufrir un abuso sexual.

Abuso es cualquier acercamiento, toque o caricia que se da sin el consentimiento del adolescente. Éste puede ser perpetrado por personas incluso de la familia, por maestros, compañeros o parejas. Por ello debemos respetar cuando los adolescentes no quieren permanecer cerca de alguna persona, aún cuando sea de toda nuestra confianza aparentemente.

Por otro lado, es importante enseñarles a nuestros hijos que su cuerpo es suyo y solamente ellos tienen derecho de decidir hasta dónde quieren llegar: la moda o la presión social nunca deben ser razones para tener experiencias que no se desean. De igual forma, dejarles bien claro que no es necesario permitir ningún tipo de acercamiento o actividad para conquistar a una pareja o conservarla; de igual manera el recibir un trato especial por parte de un adulto (tíos, maestros, entrenadores, etc), no es razón para tener que acceder a ningún acercamiento físico o toque. Finalmente, si el adolescente ha cometido algún error, como enviar fotografías o acceder a alguna actividad sexual que en la familia no aprobamos, tener la apertura suficiente para que el chico no tenga que cometer un error más grave queriendo ocultar el primero.

Y lo que es ya sabido, pero nunca sobra recordar: agregar desconocidos en las redes sociales aún cuando aparentemente se tengan contactos en común es meterse en la boca del lobo.

Como adultos, comprendamos que el riesgo de abuso no es solamente para las mujeres: todos los chicos están en riesgo y debemos estar alertas. Si sospechas o sabes que tu hijo adolescente ha sufrido de abuso sexual, busca ayuda profesional; permítele seguir su vida sin una huella tan dolorosa.