Sexting ¿Qué es y cómo proteger a tus hijos?

sexting

 

Sexting es una palabra tomada del inglés que une “Sex” (sexo) y “Texting” (envío de mensajes de texto vía SMS desde teléfonos móviles). 

Aunque el sentido original se limita al envío de textos, el desarrollo de los teléfonos móviles ha llevado a que actualmente este término se aplique al envío, especialmente a través del teléfono móvil, de fotografías y videos con contenido de cierto nivel erótico o sexual, tomados o grabados por el protagonista de los mismos. Al existir mayor disponibilidad de dispositivos móviles entre adolescentes, existe una mayor probabilidad de que practiquen sexting adolescentes menores de 16 años de edad, con todo y los riesgos que esto implica. Los adolescentes de más edad son más propensos a recibir sexting. En EE.UU. el 4% de los niños de 12 años han recibido un mensaje con imágenes sugerentes (desnudos o semi-desnudos) de una persona que conocen. A los 16 años, el 20%. Y a los 17, el 30%.

Sexting y tus hijos adolescentes. ¿Por qué son vulnerables?

La falta de experiencias, de perspectiva y su desarrollo cerebral aún no consumado, hacen que los adolescentes minusvaloren los riesgos asociados a una conducta de sexting. En el sexting, el menor es el que, conscientemente, realiza una fotografía o video con contenido sexual y lo distribuye o publica de manera voluntaria. Parece evidente que el menor no está percibiendo amenaza alguna contra su privacidad ni es consciente de las implicaciones desde el punto de vista de la seguridad. Se colocan a sí mismos en una situación de vulnerabilidad, en tanto que ese contenido puede llegar a ser conocido de forma masiva. Puede ser que los adolescentes muestren tal avidez de reconocimiento y notoriedad que les lleva a mostrar cierto exhibicionismo online, lo que puede llevar a situaciones que pueden incluso poner en peligro su intimidad e integridad.

Tips para ayudar a los padres a proteger a sus hijos del sexting:

· Siéntate con tu hijo en un ambiente tranquilo, donde no se sienta amenazado y explícale que quieres hablar sobre el tema de la privacidad en línea y hazle hincapié en los riesgos que se corren al exponer sus datos personales públicamente.

· Guíales en sus primeros pasos por internet y explícales por qué es necesario cerrar sesiones abiertas. No otorgar datos personales en sus perfiles sociales, y descarga junto con ellos las aplicaciones que necesiten para sus tareas.

· Haz que se sientan seguros para reportar o bloquear a cualquiera que los incomode en línea.

· Haz tu mejor esfuerzo, para sembrar la confianza suficiente en tus hijos, como para que, ante una incidencia en la red, recurran a tu opinión experta.

· Asume directamente el pago de la factura de teléfono móvil de tu hijo. Se ha observado que pagar sus propias facturas puede generar en el menor una sensación de autonomía y adultez que le lleve a sobrevalorar sus razonamientos y percepciones de seguridad.

· Es necesario ubicar la computadora en un lugar común de la casa, a la vista de la familia y no en su habitación.

· Trata de enterarte con quién se están comunicando tus hijos. ¿Quiénes son sus amigos en las redes sociales?. Supervisar la comunicación de tus hijos en línea es parte de tu responsabilidad como padre.

· Establece un límite de uso del celular. Mientras menos se utilice, menor el riesgo.

· No contactarse con desconocidos. De igual modo que no le darías información a un extraño por la calle, tampoco se le debe dar a un extraño virtual.

· Retira por la noche los aparatos electrónicos para que estén bajo tu resguardo.

· Limita las horas de acceso a internet, acuérdalo previamente con ellos.

· Los padres pueden evitar que sus hijos sean víctimas de este tipo de acoso permaneciendo cerca de ellos y detectando cualquier cambio de actitud para apoyarlos rápidamente.

 

Por: Dra. Melba Barajas Psicoterapeuta y Psiquiatra Cel: 4433 11 44 22 email: mel2700@hotmail.com