Adiós al pañal

En los primeros años de vida de tus hijos uno de los momentos de mayor estrés puede ser cuando preparas a los pequeños para dejar el pañal. Hay tips muy sencillos que te pueden ayudar a transitar este momento con mayor calma. Aquí te dejamos una lista de estrategias fáciles de aplicar:
ANTES DE INTENTARLO:
· El niño deberá ser capaz de identificar que ya tiene ganas de ir al baño. · Tiene que poder comunicar que quiere ir al baño. · Ya puede caminar o se traslada al sanitario o a la bacinica. · Se siente seguro cuando le muestras la bacinica o el excusado.
DURANTE EL TIEMPO DE PRÁCTICA:
· Necesitarás ponerle ropa floja y fácil de quitar para que pueda bajarse el pañal entrenador. · Define un lugar donde siempre podrá encontrar la bacinica. · Platica con el/ella mientras esta sentado. · Enséñale como debe limpiarse en especial si es niña para que no se genere infecciones. · Pregúntale con frecuencia si quiere ir al baño. · Puede pasar que cuando ya lo tenga dominado de repente “le gane”, es normal. · Hay que sentarlo en la bacinica sólo cuando sienta ganas, no le impongas tiempo sentado en la bacinica pensando que así le van a dar ganas. · Hay asientos con dibujos muy divertidos para este propósito. · Si le da miedo la bacinica o el excusado no lo obligues: no es tiempo todavía. · Si tomó agua, comió, se acaba de despertar o se va a dormir, pregúntale si quiere ir al baño.

La importancia del uso del ábaco soroban en el desarrollo de nuestros hijos

¿Cómo es el ábaco Soroban?
Es un ábaco japonés, compuesto por varias filas de fichas, donde cada ficha equivale a un valor numérico. Con esta herramienta milenaria se pueden desarrollar fácilmente las operaciones básicas de la aritmética.

¿Cómo se utiliza el ábaco Soroban?
Se utiliza de derecha a izquierda. Para los niños es un juego de fichas, con las cuales al subirlas o bajarlas se puede llegar a un resultado de manera muy rápida y correcta. Las fichas representan unidades, decenas y centenas y así sucesivamente hasta llegar a trillones de millones. A través de fórmulas los pequeños aprenden a realizar sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, raíces cuadradas, fracciones y potencias, de una manera lúdica y divertida.

¿Por qué impacta a los hemisferios del cerebro?
El uso del ábaco se ha pasado de generación en generación, desarrollando el uso del hemisferio derecho del cerebro, transformando así el desarrollo de las habilidades cognitivas de los niños en prácticamente todas las áreas de su vida, tan sólo una de esas es la habilidad aritméticas a través del cálculo mental.

¿Hay un método para usarlo?
Así es, es una herramienta que necesita práctica para poder desarrollar las habilidades, y una vez que se conoce su uso, se pueden realizar operaciones más rápido que una calculadora. Se necesita conocer su uso que es diferente al abaco tradicional.

BENEFICIOS:
Mayor capacidad de concentración, desarrollo de creatividad, análisis, memoria fotográfica, velocidad en operaciones matemáticas, aumentar la autoconfianza, entre otras...

Cómo entender al niño enojado

Actualmente pareciera que los niños son más enojones, y que quieren todo rápidamente, manifestándolo a través de berrinches. Esto, entre otras razones, también es consecuencia de una sociedad donde todo es rápido y momentáneo. A través del enojo, el niño muestra su interior y desenmascara violentamente lo que le pasa psicológicamente. Este enojo es para él y para sus padres y tiene como objetivo desestabilizar al otro, como si el niño quisiera decir: “Ponme atención, yo solamente tengo este medio para decirte que no tengo tu atención, o que ejerces mucha represión sobre mí”.
Como consecuencia al enojo del niño, los padres reaccionan frecuentemente también enojados. El niño espera después de un largo rato que regresen a el la atención y comprensión de sus padres, pero al recibir enojo por parte de ellos, se genera un sentimiento de angustia que nace de una mala relación con los papás.
En las primeras etapas de vida es importante poner límites, en este caso, la frustración es útil y fundamental en la vida del niño. Pero es muy diferente cuando los límites se convierten en represión, cuando los papás se oponen con frecuencia a los deseos de los niños de correr, jugar, brincar en la cama etc. Al estar siempre limitando al niño, los padres lo violentan y se genera este cólera en el niño que espera provocar comunicación y reacción de su padres. Con el tiempo, los niños que son excesivamente controlados por sus padres se vuelven tiranos, con el riesgo de que aparezca un rasgo patológico, naciendo en el niño un estado de enojo permanente.
CARACTERÍSTICAS DE UN NIÑO ENOJADO:
· Desde que se levanta está enojado.
· Su relación con otros niños es difícil.
· A la mínima frustración actuará con una descarga agresiva.
· Su enojo no es un capricho, dura más, es más frecuente y más intenso
· Tiene poco apetito, consume mucha glucosa y está frecuentemente cansado.

Existen casos de niños que optan por resignarse, no se permiten reaccionar a través del enojo, generando una represión que lo hará entrar en conflicto entre guardar el enojo o materializarlo, creando una desestabilización a nivel somático. El niño que presenta este comportamiento colérico es un niño que está sufriendo mucho. Los padres tienen muchas alternativas para corregir los errores que se hayan cometido, a continuación te presentamos algunas de las recomendaciones del Maestro Aucouturier:
• Haz que tu hijo se sienta seguro a través de cuidados frecuentes y de calidad
• Efectúa rituales en los que le dediques toda tu atención a tu hijo: la preparación para ir a dormir, antes de ir a la escuela, a la hora de comer etc.
• Festeja siempre sus cumpleaños: partir el pastel le da un mensaje amoroso. Si al momento de partirlo llevas una velita y le dices en voz alta a todos los invitados que es la vela para el próximo cumpleaños y que están todos invitados, mucho mejor.
• Trata de combatir la ira del niño con ternura
• Pon límites claros a tiempo y sin exceso
• Considera que la práctica Aucouturier es una herramienta útil como método terapéutico tanto para los niños, como para los padres que requieren apoyo.

123456789