La nueva masculinidad en beneficio de las relaciones

La finalidad de abordar este tema es invitar a la reflexión para abandonar los viejos patrones de relación que lastiman tanto a hombres y mujeres pues evitan la sana convivencia y aceptación sin condiciones ni expectativas. En este mes que se celebra el día del padre, y que dicho sea de paso, no es por casualidad que no se haga tanto énfasis como el mes pasado, también aquí se hace evidente la ausencia del padre y con estas acciones lejos de erradicar se refuerza la actitud de descalificación hacia la figura paterna. El desarrollo integral de la persona es un tema que en la actualidad se busca esclarecer, sin embargo, existe una brecha en cuanto a la desigualdad de género, ya que esta no solo afecta a las mujeres sino también a los varones, se ha avanzado mucho con el estudio de cómo deben ser los nuevos hombres. La masculinidad es un campo abierto y una herramienta necesaria para entender los procesos de cambio social y transformar las relaciones de género. En el presente, el desarrollo personal se ve afectado por la ausencia y maltrato paterno que se da a lo largo de las diferentes etapas de la vida; es herencia de la cultura patriarcal machista en la cual se escuchan frases de rechazo hacia papá: • “No conozco a mi padre, ni me interesa” • “De ese hombre solo tengo malos recuerdos” • “Mi madre ha sido padre y madre” • “Nos abandonó por otra mujer y nunca lo volvimos a ver” • “Nos dejó por el vicio” Derribar algunos mitos como el que señala que el género es una cuestión femenina, el género, no es una cuestión de mujeres ni un problema de las mujeres: los estudios de género no son estudios sobre mujeres; si no abandonamos esta creencia no entenderemos el género en toda su complejidad. Las nuevas paternidades igualitarias tienen un papel emergente y fundamental en el cambio de las masculinidades. Cada vez más hombres quieren integrar en sus vidas facetas como la paternidad activa y responsable y buscan una conexión afectiva con sus hijos superando claramente el rol de proveedores. El movimiento de los hombres por la igualdad trata de hacer consciente a la población masculina de todo lo que se gana con la equidad y una de sus principales reivindicaciones es la implicación en la vida de los hijos. El hombre fuerte, el que manda, el que es independiente, el maestro del auto-control, el que nunca llora, el que decide, el que solo se maneja por la lógica, el viril, el proveedor de la familia, el que ejerce la iniciativa sexual, va quedando atrás y eso es necesario tomar en cuenta cuando hablamos de equidad de género, prepararnos para la nueva visión del mundo. Este proceso de cambio, tiene que ser explorado, comentado, analizado, porque los hombres necesitan sentirse cómodos en su masculinidad. Se necesita formar parte de esa sociedad en la que sientan que encajan, que no serán censurados, ni tildados de “raros” o “débiles” como lamentablemente ha sido frecuente encontrar. Por: Mtra. Erika G. Cervantes Ramos Psicoterapeuta Integral en Adicciones Núm. Cel. 4433693853 email: eeki30@hotmail.com

El mundo digital no está libre de peligros

Seguridad en redes sociales Por: Rogelio Sánchez Corona El uso de las redes sociales encabeza la lista de las principales actividades en línea en México. En promedio, cada usuario posee 5 redes sociales, de las cuales Facebook es la principal, seguida de WhatsApp, YouTube, Instagram y Twitter. México aparece en el 5° lugar del ranking de países con el mayor número de usuarios activos, con 83 millones de usuarios (2018), dado este gran crecimiento de usuarios de redes sociales, es fundamental brindarles información sobre todo a los menores sobre el correcto uso y privacidad de lo que comparten. Si bien los adultos no están exentos de peligros, nuestros hijos son aún más vulnerables en caer en plataformas inseguras. Por eso te quiero compartir 10 tips para mejorar la seguridad de tus hijos en Redes Sociales: 1. Dialoga con tu hijos de manera divertida sobre el uso del internet. Dales a saber lo excitante que es el mundo del internet y sobre todo el tener cuidado y ser responsable en su uso. 2. Mantente involucrado y en constante diálogo con tus hijos, muestra interés sobre el uso de la tecnología, permite que opinen y sobre todo ¡aprendan juntos!. 3. Muestra empatía y apertura para que ellos puedan hablar y compartir cualquier cosa que vean o que les sea enviada por internet. Recuérdales que tu estas para ayudarlos y protegerlos. 4. Asegúrate que tus hijos entiendan los riesgos y el porque no deben compartir información personal. 5. Explica a tus hijos que todo lo que se comparte en internet, aún en modo privado puede convertirse en público, recuérdales que todo lo digital se puede replicar y mantener en línea por siempre y que deben pensar muy bien antes de compartir su información personal. 6. Ayúdales a entender por qué el conocer nuevas personas por medio de internet o redes sociales debe ser platicado y aprobado por los papás 7. Explica y hazles hincapié en que las contraseñas deben ser seguras y nunca deben compartirse con amigos o extraños. 8. Monitorea el tiempo y actividades de tus hijos en internet en todos los dispositivos, cuando veas algo para preocuparse platicalo antes de que se convierta en un problema. 9. De acuerdo a su edad restringe y adopta medidas de control parental para el uso apropiado del internet y las redes sociales. 10. Mantente informado y actualizado sobre los riesgos y formas de prevenir el mal uso del internet. Datos: · Cyberbullying: 34% de los estudiantes en Colegios ha experimentado cyberbullying. · Sexting: 31% de los niños ha mandado o recibido mensajes con contenido sexual. · Depredadores online: 41% de los niños ha contactado desconocidos peligrosos o no deseados

¿Crees que puedes ser padre y madre a la vez?

Es frecuente escuchar que algunas personas, especialmente mujeres, dicen, yo soy padre y madre a la vez y hasta se festejan el día del padre y por supuesto, el día de la madre también. Es muy diferente ejecutar determinadas tareas que por tradición han sido propias del padre o de la madre a ocupar un lugar en el Sistema Familiar, es decir, el derecho a pertenecer a la Familia. Todos sabemos que lo deseable es que ambos, padre y madre tengan el mismo nivel de compromiso en la crianza y educación de sus hijos, sin embargo, diversas circunstancias impiden que uno o ambos padres puedan mantener ese compromiso en la ejecución de las tareas que les corresponden o incluso, permanecer en la familia, creándose dentro del Sistema Familiar una serie de cambios y creencias que no siempre son favorables en el Alma de los hijos. Aún los ausentes siguen perteneciendo a la Familia y si se les excluye de esa pertenencia, éste solo hecho dejará consecuencias muy serias pues los hijos sentirán un gran vacío y en muchas ocasiones hasta la prohibición para nombrar al ausente. Pertenecer no quiere decir quedarse en la misma casa, sino el derecho a ser reconocido en su lugar. ¿Qué sucede en quien se queda al frente de todas las necesidades de los hijos? Es frecuente que la relación entre ambos padres queda muy deteriorada y con gran resentimiento, lo cual, se transmite a los hijos y se construye la creencia que el ausente ya no tiene derecho a la pertenencia ni en el Alma familiar ni en el Alma personal de los demás miembros de la Familia. Es muy diferente hacer una tarea que ocupar un lugar en el Corazón de la Familia, por ejemplo, proveer económicamente es una tarea, pero el lugar de Padre es el derecho de ser reconocido como tal y ese mismo lugar nadie puede sustituirlo, ni siquiera quien ejecute sus tareas, aunque no se tenga la presencia física de la persona. Todos los hijos tienen derecho a llevar a ambos padres en su corazón, pero es muy común que quien se ha quedado con todas las tareas, no ha sanado sus resentimientos con quien se ha ido o no cumple sus tareas, aunque no se haya ido de casa. Si ese resentimiento se transmite a los hijos, ellos también llevarán el resentimiento con una gran herida en el Alma y la creencia que es mejor excluir al ausente o al que no cumple. En síntesis, todos los miembros de una familia tienen el derecho a pertenecer a ella, aún en los difíciles casos en los que alguno no ejecute sus tareas. El padre seguirá siendo el padre y la madre será la madre y eso nadie lo debe cambiar si queremos que los hijos no pierdan el derecho de llevar en su corazón a ambos. Habrá que revisar las Historias Familiares de ambos padres para tener una comprensión más amplia y lograr un mejor nivel de Salud para el Alma. Por: Dra. Rosa María Ruano Hurtado Médico Psiquiatra Terapeuta Familiar Facilitadora En Constelaciones Familiares Tel. 4433151500

123456789