Pubertad: etapa de llegada a la realidad

Recientemente en el mundo se ha identificado y reconocido a las y los adolescentes como un grupo que posee características y necesidades propias y que demanda cuidados y necesidades especiales. Esta etapa se caracteriza por un conjunto de cambios físicos psicológicos, cognoscitivos, emocionales y sociales que determinan la transición entre infancia y edad adulta. Existen factores que incrementan las oportunidades de desajustes que favorecen conductas de riesgo en este grupo y que los hace más vulnerables en esta etapa: • La maduración sexual • La disminución en la edad de la menstruación • El cambio de valores derivado de la urbanización • El enfrentamiento con culturas diferentes como resultado de las migraciones y los medios de comunicación • La transformación de la familia extendida a la familia nuclear o de un solo padre De ahí la necesidad de tratar de formar integralmente los aspectos del desarrollo biopsicosocial del adolescente; para una mejor comprensión la adolescencia se ha dividido en dos etapas: • Pre-adolescencia (fenómeno de la pubertad) • Adolescencia Se llama pubertad, a la adolescencia inicial o adolescencia temprana y es una fase que sucede entre la etapa de la niñez y la adolescencia propiamente dicha. Suele comenzar entre los 10 y los 14 años, dependiendo del sujeto. A continuación puntualizaré algunas manifestaciones de la misma: • INICIO: depende de la nutrición, factores genéticos y posibles complicaciones de salud (la obesidad, por ejemplo, retarda su aparición) o enfermedades congénitas. • FÍSICAMENTE: · Intensa actividad hormonal. Inicia a los 11 o 12 años en las mujeres (menstruación) y a los 13 o 14 años en los varones (primera eyaculación), ambos todavía sin aptitud para la procreación. · Aparece el vello púbico · Rápido aumento de estatura · Incremento en el peso · Aparición de caracteres sexuales secundarios: · Mujeres: senos, caderas, etc. · Varones: mayor desarrollo muscular, fuerza física, aumenta el ancho de la espalda, cambio de voz, pilosidad en el rostro, etc. • DESARROLLO COGNOSCITIVO: · No confunde lo real con lo imaginario y puede imaginar lo que podría ser. · Utiliza procedimientos lógicos análisis, síntesis. · Descubre el juego del pensamiento · Desarrolla su espíritu crítico · Discute para probar su capacidad y la seguridad del adulto · En ocasiones es fantasioso, pero con poca frecuencia. · Hay una proyección de sí en el porvenir; pero también a veces evade lo real. · Tiene necesidad de seguridad pero a la vez de independencia de sus padres, ésto hace que despierte el deseo de libertad, de ser independiente y libre; para ello emplea la desobediencia como el medio para lograrlo. • DESARROLLO AFECTIVO: · Las emociones y sentimientos están en su nivel máximo de intensidad. · Desproporción entre el sentimiento y su expresión, manifestaciones externas poco controladas, se traducen en tics nerviosos, muecas, refunfuños, gestos bruscos, gritos extemporáneos, tiene cambios bruscos de la agresividad a la timidez. • DESARROLLO SOCIAL: · Denota una creciente emancipación de los padres, busca la independencia pero a la vez siente la necesidad de protección en ellos, se da mutua falta de comprensión (con sus padres). · Muestra necesidad de valorarse, de afirmarse, de afiliación y de sentirse aceptado y reconocido por los de su entorno, su principal interés son las amistades, las diversiones, el deporte, etc. · Manifestación del paso de la heteronomía a la autonomía, influye la moral de la familia como testimonio, será capaz de fijar metas y objetivos propios, organizar mejor y eficientemente su tiempo libre. • DESARROLLO SEXUAL se puede decir que hay una tendencia a la separación entre chicos y chicas, sienten gran curiosidad por todo lo relacionado con la sexualidad. • DESARROLLO RELIGIOSO O ESPIRITUAL: · Problemático cuando los padres no dan argumentos y usan la religión como disciplina y no son estables. · También causa dificultades cuando el adolescente encuentra contradictoria el área de la sexualidad con la religión. · También si la catequesis recibida en la infancia ha sido formalista y separada de la vida. · Cuando se “enseña” con actos congruentes el desarrollo religioso es satisfactorio. Este proceso es único, individual e irreversible, y no depende de la voluntad de la persona en absoluto. Por: Mtra. Erika G. Cervantes Ramos Psicoterapeuta Integral en Adicciones Núm. Cel. 4433693853 eeki30@hotmail.com