No olvides que antes de ser mamá eres mujer La realidad es que es un tema que a la mayoría de las mujeres les aterra pensar, pues muchos miedos llegan después del parto y con ello, nos perdemos en los cambios, la rutina, los nuevos hábitos, los aprendizajes diarios, el cansancio, los deberes etc., pero sobre todo en nosotras mismas.

No te preocupes, nos pasa todas de manera automática y además es natural mientras nos logramos adaptar a la nueva y maravillosa aventura de ser madres. A su vez, es importante que no olvides que antes de ser mamá eres mujer, con sueños, metas, gustos y necesidades de las cuales no te debes olvidar.

Te quiero compartir 5 consejos básicos y eficaces para saber cómo retomar tu vida después del parto, si bien, cada mujer experimenta diferentes situaciones de acuerdo con factores como pueden ser la edad, estado civil, salud, número de hijos, ocupación etc., sin embargo, estos tips funcionan para todas y créeme, aligerarán esa carga de pensamientos que llegan a causar frustración, enojo, inconformidad e incluso tristeza.

1. SÉ realista. Es un hecho que tu vida ha cambiado y el convertirte en mamá viene a sumar a tu crecimiento personal. No te enfoques en lo negativo, pon atención a lo que día a día vas aprendiendo para ser mejor y disfruta el proceso.

2. PERMÍTETE equivocarte. No quieras ser la mujer perfecta. Te invito a ser una mujer más humana que conecta con sus emociones, las expresa y maneja a su favor para cualquier contexto de la vida.

3. GESTIONA tus tiempos. No sientas culpa por dedicar espacios para ti y tu bienestar. Mantente en equilibrio con tus demás actividades, organízate, prioriza, delega y trabaja en la armonía de tu vida emocional, mental, física y espiritual.

4. RECONÉCTATE contigo. Nada como volver a sentirte TÚ. Piensa por un momento, ¿qué es aquello que te hace sentir libre, feliz, productiva y completa?, y sólo hazlo, así de simple comienza a tomar acción.

5. CREE en ti. No dudes nunca de ti ni de tu instinto, mantén tu escencia, escucha a tu cuerpo, retoma tus metas y proyecto personal. Ser mamá no resta, pues se vuelve el motor para avanzar hacia aquello que te propongas y quieras lograr.

Por último, reconoce la maravillosa mujer en que te conviertes todos los días. Aplaude cada paso que das hacia delante e identifica las nuevas habilidades que comienzas a desarrollar para usarlas a tu favor. NO le digas adiós a tus sueños y retómalos. Recuerda que estar bien contigo misma es estar bien con todo.

Lo mereces y lo vales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *